Tribunal internacional ratifica fallo contra Ecuador y a favor de los hermanos Isaías

Uncategorized

El tribunal de justicia del Condado Miami-Dade, en su sentencia de octubre de 2015, señala que los hermanos Isaías presentaron abundantes pruebas de no haber cometido ningún acto indebido, de no haberle causado pérdida alguna a Filanbanco y de haber sido privados del debido proceso en Ecuador, mientras que el demandante, el Estado ecuatoriano, no presentó ninguna evidencia en contrario.

En esta etapa del proceso, los funcionarios del gobierno ecuatoriano, no pudieron justificar el destino de $ 396 millones de dólares correspondientes a una parte de la incautación que estaba bajo administración de la AGD. 

El Undécimo Circuito Judicial del Condado Miami-Dade, Florida, Estados Unidos de América, finalmente falló a favor de los hermanos Isaías. La sentencia señala que los Isaías presentaron abundantes pruebas de no haber hecho nada indebido, de no haberle causado pérdida alguna a Filanbanco, y de haber sido privados del debido proceso en el Ecuador. 

De su parte, el Estado ecuatoriano no presentó pruebas que demuestren lo contrario y el único testigo de Ecuador, el doctor Genaro Eguiguren Valdivieso, mostró no t ener conocimiento sobre el caso y tuvo una actuación incompetente. 

La Corte de Florida manifiesta en su sentencia que aún no extiende su sanción a Ecuador por su impropio actuar; pues se reserva la jurisdicción para considerar los reclamos de los hermanos Isaías (por gastos y honorarios). Concluye que el Estado ecuatoriano no tiene derecho de demandarlos porque la única que tiene capacidad procesal para hacerlo es la AGD (Agencia de Garantías de Depósito) y porque ya ha pasado el tiempo en que podía hacerlo. 

Representantes del gobierno no pudieron justificar $396 millones de dólares

De otro lado, cuando los representantes del gobierno ecuatoriano fueron llamados a exhibir en el juicio las pruebas del uso dado a los bienes “incautados” (confiscados, en realidad), declararon que ya habían vendido alrededor de US $ 400’000,000 (cuatrocientos millones de dólares) (faltan otros varios cientos de millones en bienes que dicen no haber vendido), pero solamente pudieron presentar pruebas del ingreso a las cuentas oficiales de alrededor de CUATRO millones de dólares y nunca pudieron justificar donde están los otros aproximadamente $ 396 millones. 

El abogado que representó a Ecuador en la causa tuvo que admitir que el gobierno del Ecuador creía que en las cortes de Estados Unidos también iban a obedecer las órdenes del régimen correísta, aludiendo que debían actuar de «igual forma como lo hicieron al aplicar las órdenes del gobierno Nazi», aunque sean ajenas a un marco legal y vengan de un gobierno que produce repugnancia, afirmó el defensor del Estado ecuatoriano.